Desarrollaron una app para el correcto seguimiento post trasplante

Según datos de Incucai, en nuestro país, cerca de 23 mil personas viven con un órgano trasplantado. Durante el último año (2021) exactamente 1543 pacientes en lista de espera recibieron un trasplante, lo que representa la tasa más alta de donantes de órganos de la región (13,75 donantes por millón de habitantes) y un aumento del 40% respecto al año anterior*.

Según explica la Dra. Silvina Alemán (MN 70.793), médica nefróloga y miembro de la Sociedad Argentina de Trasplante, para todas estas personas, la evolución post trasplante no es sencilla. Sino que implica un compromiso profundo y permanente con una serie de recomendaciones farmacológicas, de estilo de vida y de controles que resultan fundamentales y vitales para garantizar la adherencia del paciente, que se produce cuando su comportamiento coincide con las indicaciones del equipo médico. Si el paciente toma mal sus medicamentos, tiene un estilo de vida poco saludable o no realiza sus controles, pone en riesgo la vida del injerto, abriendo la posibilidad de tener que transitar la espera de un nuevo órgano, e incluso pone en juego su propia vida.

Además, remarca: “en nuestro país, entre el 20% al 50% de los rechazos de los órganos trasplantados se produce por la falta de adherencia al tratamiento. Se trata de un problema relevante ya que trae consecuencias médicas graves como el aumento del riesgo del rechazo del órgano (6 veces más) y también el incremento de las complicaciones y de la mortalidad. Es decir, disminuye la sobrevida del órgano trasplantado y del paciente”.

Y agrega: “Por estas razones, es importante trabajar en la adherencia del paciente porque representa la gran oportunidad para que el trasplante funcione. Factores como los grupos de adolescentes, la menor instrucción y otros del orden psicológico -personas no resilientes, poco capaces de sobreponerse a las situaciones adversas- influyen negativamente en la adherencia. Por eso, es tan importante educar y empoderar al paciente y su familia para generar una conducta de autocontrol, por supuesto, acompañado, asistido, informado y fortalecido, por parte del equipo de trasplante con un enfoque multidisciplinario”.

Con el apoyo del laboratorio Sandoz Argentina, DMO Design Company desarrolló hace más de un año la aplicación Me.Up, que tenía como principal objetivo ayudar a niños trasplantados y sus familias a realizar un correcto seguimiento de su tratamiento y mejorar de esa forma su salud post trasplante. Ahora, esta app presenta su nueva versión también para adultos, brindándoles la oportunidad de acompañar su propia evolución, recordar la toma de medicación, recibir consejos e informarse. Es decir, regularizar sus hábitos y respetar las recomendaciones, llevando adelante el monitoreo del paciente de forma mucho más directa.

Entre las funciones más valoradas se destacan: “Medicación”, donde se puede cargar todos los medicamentos y generar alarmas con la frecuencia indicada; “Seguimiento”, para agendar las citas con los médicos, estudios, etc; “Diario”, un espacio para escribir notas con información importante e incluso consultas para hacerle al especialista, y “Actividades físicas”, en caso de que estén recomendadas, para agendar qué tipo de actividad, días, horarios y así generar el hábito saludable.

 

La Dra. Alemán concluye: “En la búsqueda de alcanzar la adherencia -que implica un trabajo permanente- es cuando toma tanta importancia la aparición de dispositivos digitales, como Me.Up, donde es el paciente quien lo maneja, fortaleciendo este sentido de control individual, haciéndolo “dueño” de su propio progreso. Es una herramienta muy útil para regularizar hábitos y ayudar a respetar las recomendaciones”.

El presidente del INCUCAI, Carlos Soratti, destacó que “cada año en nuestro país miles de pacientes mejoran su calidad de vida gracias a un trasplante de órganos. Desde el INCUCAI creemos que esta aplicación constituye una forma novedosa de incentivar a las personas trasplantadas a valorar y sostener el tratamiento luego del trasplante, fundamentalmente tomando la medicación inmunosupresora y llevando hábitos de vida saludable”.

Siguiendo las indicaciones de la Dra. Alemán, estas son las recomendaciones que un paciente trasplantado debe tener en cuenta:

Recomendaciones farmacológicas: Un paciente trasplantado tiene entre 12 y 15 tomas diarias de remedios, que incluye la medicación inmunosupresora y se complementa con una serie de fármacos de distinta índole de por vida. Si el paciente no la toma o lo hace de manera incorrecta pone en juego su propia vida.

 

Recomendaciones de estilo de vida: El paciente debe llevar adelante una alimentación saludable, realizar actividad física, tener en cuenta hábitos higiénicos, no fumar, descansar bien, es decir, llevar una vida medida y cuidada.

 

Recomendaciones de controles: El paciente tiene un esquema planteado de visitas al centro de trasplantes para que el equipo médico pueda hacer los controles y el seguimiento. En un principio, en general es una vez por semana; luego durante el primer año, puede ser una vez por mes y luego según cada caso, se establece una periodicidad.